Estos días de lluvia..

son esos días en los que por desgracia nos tenemos que aguantar y esperar a cubierto a que pase la borrasca aunque lo que en realidad fastidia es que esto, no debería estar sucediendo en Mayo.

Asi que revolviendo entre los armarios de cocina descubro esa gran cazuela de hierro fundido de Ikea, apenas estrenada y en dónde, esta vez sí, voy a aprender a hacer el plato estrella del que prometo un post completo con receta próximamente.

Imagen

Mientras tanto decidimos que vamos a comer en este día tremendo. Asi que abrimos un bote de vainas (o alubia verde) por supuesto de nuestra huerta y la acompañamos de puré de calabaza y ensalada de lechuga cogida ese mismo día. (Otro post completo dedicado a la huerta vendrá cuando esté en pleno apogeo, allá sobre Julio.)

Antes de sentarnos en la mesa del abuelo viene el ritual del chorizo y el pan, del cual nos hinchamos hasta que nos entran serias dudas sobre si nos va a entrar la comida que viene después.

Imagen

Después de todo esto, y de alucinar viendo el tiempo de La 1 en dónde dicen  que seguirá el frío el resto del mes, pues decido si me doy un paseo por los alrededores y me calo hasta el tuétano. O por el contrario aprovecho una hora de descanso en el sofá con manta y buena música.

Imagen

 

 

Advertisements

Fiestas de guardar

sandry gabriel

Los días de Agosto en los que se celebran fiestas populares, los más pequeños y algún mayor que todavía se anima, visten el traje local. Es el traje de la sierra, que al igual que cualquier otra cosa que se pone encima, puede sentar muy bien o como un tiro. Para que no ocurra lo segundo recomendamos:

1. No sustituir el calzado por zapatillas de deporte. Si no tenemos algo aparente, pues lo pedimos prestado o renunciamos.

2. Ser comedido en los adornos florales del pelo y no pintar a las niñas como puertas.

3. Como en todo, naturalidad, y hacer caso a nuestro organizador de todos los años: Ayensa.

 

serranin